Gestación subrogada ¿un debate moral?

No es -ni será- habitual encontrar en este blog artículos referentes a temas de esta naturaleza pero este asunto ha tomado en los últimos tiempos un tono que me desasosiega profundamente al pretender situar a las personas que optan por la gestación subrogada en un escalón inferior de moralidad y me ha llevado a escribir estas líneas. En el debate sobre en la gestación subrogada, lo que mas me ha sorprendido es, precisamente, la supuesta diferencia de opiniones acerca de su validez moral y ética, terreno muy pantanoso en el que se pueden llegar a tener incomodos compañeros de viaje.

gestacion subrogada 01.png

El primer tropiezo se produce al hablar del concepto mismo de gestación subrogada. Debido a mi condición de homosexual y ateo, nunca he sido partidario de debates apriorísticos basados en una moral superior y, para mi, convencido de la necesidad del análisis materialista dialéctico de la realidad, es siempre necesario analizar datos y argumentos lógicos y no basarme en creencias -propias o ajenas- sino en realidades empíricas y comprobables.

Para ir al grano, los detractores de la gestación subrogada la consideran una explotación de la mujer incluso aunque ésta preste su consentimiento de manera libre y consciente. Estoy en contra de la explotación de la mujer, en contra de su cosificación como objeto (vientre en este caso) y en contra de una sociedad heteropatriarcal pero no puedo ser tan hipócrita como para aceptar que el aborto puede ser libremente decidido por una mujer, cuando en las circunstancias que le llevan a adoptar esa decisión hay también una forma de explotación, pero negarme a darle esa misma opción en el resto de las facetas de su vida, en todas. ¿Alguien puede defender que a una mujer, que lo ha decidido libre y conscientemente, se le impida abortar? Yo no. ¿Alguien puede defender que a una mujer, que ha decidido libre y conscientemente prestarse a una gestación subrogada se le impida hacerlo ? Yo creo que tampoco.

La libertad es el último reducto de nuestra dignidad porque nos da la oportunidad de adoptar decisiones conscientes a pesar de las circunstancias sociales (siendo de esta forma como se producen las revoluciones, por ejemplo). Yo reclamo la libertad individual pero tampoco soy tan inocente como para creer que las circunstancias que rodean a una mujer no influyen en su decisión pudiendo resultar menos libre, menos consciente y por lo tanto viciada.

Hay quienes piensan que la libertad viene de la ausencia de regulación, social o económica, que es mejor no poner demasiados obstáculos a los individuos para actuar en sus propias vidas. Yo, por el contrario, creo firmemente que no puede haber libertad sin unas condiciones mínimas en las que poder tomar decisiones conscientes. Sin ellas, el consentimiento esta viciado y no es libre ni verdadero. Por eso soy partidario de la necesidad de regular nuestras relaciones sociales como medio de proteger a los más débiles frente a los mas fuertes y asegurar de este modo la justicia, la igualdad y la libertad en nuestras sociedades. Sin regulaciones dominadas por el principio de protección del más débil, nuestras sociedades se convierten en mares de brechas sociales y desigualdad tanto social como, sobre todo, económica.

Retomando el debate sobre la gestación subrogada, soy partidario de su regulación, a nivel interno y a nivel internacional, para lograr que las mujeres que deseen participar en ese proceso tan complejo física y emocionalmente, lo hagan siendo verdaderamente libres y conscientes de lo que significa y puedan decidir sin coacciones sociales o económicas, sin mafias que las obliguen y sin necesidad de explicar su decisión más que a si misma.

Defender la ausencia de regulación y la prohibición total de la gestación subrogada, significaría, en mi opinión:

  1. Aceptar que la mujer nunca puede tomar una decisión libre y consciente en materia de gestación subrogada -lo que no parece ni lógico ni aceptable- o,
  2. Aceptar que la gestación subrogada es moralmente condenable en base a una determinada creencia religiosa, ética o personal y no permitir el debate sobre su regulación -lo que es aun menos lógico y aceptable-.

Hay numerosos ejemplos en nuestras sociedades de altruismo y hay también situaciones personales y familiares necesitadas de atención por parte de nuestro legislador, no podemos ignorar los deseos de miles de personas de formar una familia cerrándoles las puertas de la que puede suponer su única oportunidad para hacerlo. El interés del menor ha de ser siempre la guía y objetivo principal a seguir en esta materia pero para proteger su interés hay que hacer posible que ese menor exista y estoy seguro de que esos niños y niñas son tan deseados que tienen asegurado el amor, el cariño y la protección de sus padres y/o madres de por vida.

Esta regulación es posible y deseable como medio de evitar la existencia de situaciones de explotación fuera de nuestras fronteras y como medio de permitir que no solo una minoría adinerada pueda permitirse recurrir a la gestación subrogada sino que la misma este al alcance de aquellas personas que la desean o, incluso, la necesitan como vía para formar una familia y para que esta familia esté también protegida por nuestra constitución que en su artículo 39 establece que “los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia” sin que quepa, hoy en día, dudar que existen diferentes tipos de familias siendo todas merecedoras de esta protección.

gestacion subrogada gay.jpg

 

4 comentarios en “Gestación subrogada ¿un debate moral?

  1. Esther

    Pues pienso que en caso de no poder tener hijos se debe adoptar, que hay muchas niñas y niños sin hogar, antes que utilizar a una mujer para fabricar un hijo propio.
    Además creo que la mujer que se presta a ser vientre de alquiler lo hace, principalmente, por dinero, por una situación de necesidad, no creo que sea algo altruista, porque para eso están los amigos o la familia.
    Regulado o no hay que pensar en por qué de ese vientre se ofrece, creo que a ninguna mujer le apetece pasar por el embarazo y el parto de un hijo para dárselo a otros.

    Me gusta

    1. Lamentablemente la adopción no es siempre una alternativa posible para todo el mundo. Por ejemplo, por que todos los países de origen de los menores en adopciones internacionales ahora prohiben la misma a hombres solteros y parejas homosexuales.
      A ninguna mujer le apetece tampoco pasar por un aborto pero no podemos erigirnos en defensores de la moralidad de una decision por encima del propio criterio y opinion de la mujer afectada. Deberíamos respetar su decision libre y conscientemente tomada porque es a ella a quien le corresponde decidir y a nadie mas en su lugar.

      Me gusta

  2. Anónimo

    Lamentablemente aún hay personas que consciente o inconscIentemente piensan que la mujer no tiene la “ capacidad” de decidir por si misma, y por lo tanto somos nosotros los hombres los que mejor sabemos lo que les conviene sobre su propio cuerpo, el aborto, la maternidad subrogada, con quien mantener relaciones… en definitiva no entender que son ellas y solo ellas las que tienen el derecho de decidir lo que quieran.
    “Libre te quiero, pero no mía
    Ni De Dios ni de nadie
    Ni tuya siquiera”. ( A. G. Calvo)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s